VINOS PORTUGAL

Gracias a su variado clima y a la riqueza de las uvas autóctonas, ofrece una gama muy amplia de fascinantes vinos blancos, rosados y tintos, sin olvidar el Vino de Madeira, los Moscateles y Espumosos.

En los vinos portugueses podemos encontrar una enorme variedad de uvas, unas 250, muchas de ellas autóctonas, que permiten alcanzar un carácter único y diferenciado entre los grandes vinos mundiales.

Las Cepas Blancas destacadas son:

Alvariño: Uva de piel gruesa que produce vinos con aromas de manzana. Crece en la región de los vinhos verdes. Similar a la Albariño que se da en Galicia, España.
Arinto: Se cultiva al sur de Portugal, da vinos blancos secos y vivos, con notas de cítricos.
Loureiro: Cepa típica utilizada para la elaboración del vinho verde. Otorga estos vinos sus aromas delicados.
Maria Gomes: Cepa nativa que sirve para elaborar los vinos espumosos de Bairrada.

Las Cepas Tintas:

Baga: Uva oscura, de grano pequeño, que crece en la región de Bairrada y produce vinos tánicos, con mucho potencial de guarda.
Castelao francés: Se cultiva mucho en el sur.
Ramisco: Cultivada en la región de Colares. Con esta cepa se elaboran vinos firmes y aromáticos.
Tinta roriz: Cepa tradicional de la región del Duero.
Touriga nacional: Una de las mejores cepas para la elaboración del oporto.

Se distinguen tres regiones vitícolas delimitadas por dos ríos importantes: El Norte de Portugal se extiende sobre cadenas montañosas que se elevan hasta los 2.000 m de altura y están bordeadas por el río Duero. La Zona Central o Ribatejo está situada entre el Duero y el Tajo. Por último, el Sur de Portugal, comprende las vastas llanuras del Alentejo.

En el Norte, las zonas a destacar son las siguientes:

Vinho Verde: Es la mayor región delimitada de Portugal. Está situada al noroeste del país. El Vinho Verde es un vino blanco o tinto ligero, fresco y seco. Su nombre no hace alusión al color del vino, mas bien indica que éste debe ser bebido joven, con su aguja.

Douro y Porto: El valle del Duero es una de las areas vitivinícolas más impresionantes  son viñas viejas plantadas en terrazas. Los productores de oporto tradicional utilizan modernas técnicas de vinificación para obtener vinos del Duero tintos, muy finos y elegantes, a partir de cepas normalmente destinadas al oporto. En esta región ser elaboran también vinos blancos, secos y equilibrados. El oporto fue el primer vino del mundo cuyo proceso de elaboración fue sometido a una reglamentación entre 1758 y 1761. Cuando son recién elaborados, todos los oportos son “ruby”, pero al ser envejecidos en pipas durante varios años, pierden color y se convierten en “tawny”.

Trás-os-Montes: Desde la romanización se produce vino en esta región, en donde y, debido a la baja densidad de la población, su viticultura se orientó al autoconsumo y como mucho al abastecimiento regional, con alta diferenciación en función del terruño en el que se producen, con excelente calidad. Tintos robustos y blancos secos y aromáticos.

En la Zona Central (Ribatejo), las zonas a destacar son las siguientes:

Dao: Uno de los vinos más conocidos de Portugal, lleva el nombre de un pequeño río que fluye entre las montañas al sur del Duero. Su suelo de granito es ideal para la vid. La mayoría de los vinos de Dao son tintos. Los Dao son tradicionalmente vinos de guarda por excelencia.

Bairrada: Fue la primera región portuguesa especialista en espumosos. El clima fresco y húmedo proporcionado por la cercanía del Atlántico favorece su elaboración, proporcionando uvas de acidez elevada y baja graduación alcohólica. Los vinos elaborados de modo tradicional tienen que pasar un tiempo de guarda en botella para suavizarse.

En la Zona Sur, las zonas a destacar son las siguientes:

Península de Setúbal: Localizada al sur del país, entre el Tajo y el Sado. Esta región produce un vino generoso dulce, elaborado principalmente a base de la cepa moscatel, que crece en las pendientes de la Serra da Arrábida.

Alentejo: Esta región de amplios horizontes es marcada por las llanuras y colinas suaves. Las llanuras del Alentejo ocupan un tercio de Portugal desde la costa atlántica hasta la frontera española. Los mejores tintos son una mezcla de cepas. En las Zonas Insulares destacamos:

Madeira: La isla subtropical de Madeira es historicamente famosa por sus vinos fortificados. Situada a 600 km al oeste de Casablanca, en el océano Atlántico. Madeira da nombre al único vino del mundo que se produce en un horno. La cocción confiere aromas a tostados a un vino que originalmente es muy ácido, lo cual permite además su conservación por muy largo tiempo. Los vinos de Madeira son famosos por sus cosechas antiguas, estando aun disponibles vinos de los siglos XVII y XVIII.

Açores (Azores): Golpeado por el clima del Atlántico, el archipiélago produce excelentes vinos de variedades autóctonas y las bodegas locales han permitido rescatar vides condenadas a la extinción.